Al natural Destino Monegros Dando la nota Semblanzas Mirando hacia atrás La recocina Entre nosotros
Enclaves Rutas Miradores fotográficos Museos y centros
Eventos deportivos Fiestas y tradiciones Actos culturales Actualidad Patrimonio natural y cultural
Femoga Ayto. Sariñena

Actualidad

Una exposición sobre las pinturas murales de Sijena

Aparecen 50 láminas realizadas por Miguel Ángel Pascual.

Aparecen 50 láminas realizadas por Miguel Ángel Pascual.


Con gran asistencia de público quedó inaugurada la exposición “Qui fuit color en Sixena”, tras las palabras del alcalde de la localidad, Alfonso Salillas; el promotor general del Instituto de Estudios Sijenenses Miguel Servet, Sergio Baches; y Alexandra Pascual Nadal, hija de Miguel Ángel Pascual Ariste, autor de la recreación de las pinturas murales de la Sala Capitular del monasterio de Sijena.

 

La muestra, que puede visitarse hasta el próximo 30 de julio, está situada en la sala de exposiciones de la casa natal de MIguel Servet, donde han sido colocadas medio centenar de láminas recreando una parte de los valiosos frescos. En la actualidad, las pinturas conservadas están expuestas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), donde ocupan una de sus salas preferentes, después de ser arrancadas de las paredes del cenobio tras el incendio de 1936. De acuerdo a la sentencia de un juzgado oscense, deben ser entregadas al monasterio de Sijena. 

 

Miguel Ángel Pascual Ariste (Paterna 1942-Villanueva de Sijena 2013) fue un gran apasionado de la Historia del Arte, especialmente de Aragón y en particular del pueblo natal de su madre, Villanueva de Sijena. Fue Coronel de Caballería y profesor de Historia del Arte de la Guerra, Geoestrategia y Sociología en la Academia General Militar de Zaragoza. Entre sus condecoraciones está la de Caballero de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, con encomienda, cruz y placa.

 

Desde su paso a la reserva en 1995, ocupó buena parte su tiempo en el estudio de la historia del monasterio de Sijena y su legado artístico, sintiéndose muy ligado a todo lo referente con el pueblo de su madre. Enlazó su pasión por la pintura (en el Cafetín de Trallero presentó una exposición en el 2006) con la difusión de sus conocimientos sobre el monasterio, y decidió realizar la reproducción de todas estas láminas. Este trabajo le inspiró para escribir la novela “Un Vikingo en La Corona de Aragón”, sobre el supuesto pintor de Sijena. Continuó con otros trabajos literarios como “Arde Sijena”, “El Apóstata” y artículos vinculados a la villa natal de Miguel Servet. Fue cofundador de la Servetus International Society, dedicada al estudio y a preservar el legado del gran humanista.

 

En un principio, este estudio cromático de la Genealogía de Cristo de la Sala capitular de Sijena estaba orientado a convertirse en un libro titulado “Recreación de las pinturas murales de la Sala capitular de Sijena”. Debido a que este proyecto no se pudo completar, Alexandra Pascual decide retomarlo y darle forma de exposición, con una visión más extensa del tema, y con la intención de presentar junto al estudio del color, todas aquellas singularidades históricas, iconográficas y artísticas que convierten las pinturas murales de la Sala Capitular de Sijena en uno de los conjuntos pictóricos más importantes de la Europa de su tiempo.

 

“Quien Fue Color en Sijena” nos muestra cincuenta láminas realizadas en el año 2006 por Miguel Ángel Pascual con los colores que podrían haber sido originales. Durante muchos años, recopiló material disperso e incompleto en dibujos, fotografías en blanco y negro (anteriores a 1936), archivos, en el propio Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) en Barcelona y estudió las acuarelas de Valentín Carderera. En el Románico tiene el color la misma importancia que la luz en el Gótico. Esta peculiaridad estilística se manifiesta especialmente en Sijena, cuya variedad cromática aparece resaltada por el protagonismo del azul celeste y los colores vibrantes que destacan en todo el conjunto. Lamentablemente no se conserva actualmente este aspecto en las pinturas; la acción química debida a las altas temperaturas alcanzadas en el incendio provocadas por el fuego, las ha transformado y dañado de forma irreversible.

 

Recordemos que hay diferentes teorías acerca de la datación de las pinturas de la Sala Capitular, ya que ha sido una sala muy controvertida del monasterio, no vamos a entrar en ellas. Es con la aparición de una obra de conjunto sobre el arte inglés del siglo XII, realizada por Boase, que conocía las opiniones del profesor Otto Pätch sobre la relación de las pinturas murales de Sijena con los iluminadores de la Biblia de Winchester, el momento a partir del cual se van a datar estas pinturas en torno al año 1200.

 

El estilo 1200 es el punto de partida de la pintura gótica, coincide con el primer periodo llamado gótico lineal. De clara influencia bizantina en los temas y composiciones, caracterizado por pinturas de colores vivos y por un tratamiento más humanizado, menos divino, de las figuras. Perdura todavía como propiedad el uso de líneas negras para separar los espacios de colores, aunque se comienza un trabajo más elaborado en los rostros, donde luces y sombras realzaban su carácter volumétrico. En el espacio la delimitación por las líneas del románico, deja paso al trabajo con los colores. La representación de la indumentaria con pliegues profundos ofrece a las figuras un sentido corpóreo infrecuente hasta la fecha.

 

Según explicó durante la inauguración, «el mejor sitio en el que se podía hacer esta exposición del trabajo de mi padre era en esta sala de la Casa Natal de Miguel Servet», indicó Alexandra Pascual, que, conforme iba hablando, se vio invadida por la emoción. Ante ello, la joven optó por leer unas palabras de su padre: «La motivación de mi trabajo es poder acercar a mi pueblo y sus gentes, lo que fue la gloria y el esplendor de su tierra y también desastres de su historia, para que tengan una modesta base donde apoyar su orgullo y memoria. La Historia, como los padres, no se puede cambiar, pero como a ellos hay que respetarla y quererla, aprendiendo de sus aciertos y evitando sus errores». Tras estas palabras y los aplausos del público, el alcalde de Villanueva de Sijena dio por inaugurada la exposición.

 

Según explicó su hija, Pascual utilizó la técnica denominada “gouache” o “témpera”. La técnica consiste en diluir el color, hecho con un pigmento molido menos fino que el empleado en las acuarelas, en agua. Se diferencia de la técnica de la acuarela, en que todos los colores contienen pigmentos blancos que hacen opaca y sin rayas la pintura, consiguiendo zonas de color uniformes y planas. Se seca en un par de minutos y es muy práctica de usar. Esta técnica la emplearon los iluminadores de manuscritos de la Edad media y posteriormente otros artistas. Alexandra, que estuvo con su madre y otros familiares  en la inauguración, tiene la formación de restauradora y fue alumna de Guillermo Torres, actualmente profesor de la Escuela de Restauración de Bienes Artísticos de Aragón con sede en Huesca. Este profesor estuvo precisamente el fin de semana  anterior en el monasterio, interviniendo en directo en el programa de radio “A Vivir Huesca”.

 

En su intervención, Salillas recalcó que «la mayor riqueza artística que tenía el cenobio, lo más importante, eran las pinturas de la Sala Capitular. Una de las mejores muestras de la pintura mural románica española, en la que se representaba la Biblia a modo de mural educativo, con características muy especiales». Por su parte, Baches se detuvo en la representación de la Genealogía de Cristo, que aparece en los intradoses de los cinco arcos fajones, con catorce bustos de los antepasados de Cristo en cada uno de ellos, tiene una gran importancia porque supone la unión del Antiguo Testamento con el Nuevo Testamento. Según detalló, esta Genealogía aparece en los evangelios de Mateo y de Lucas, pero no en los de Marcos y Juan».

 

César Calavera Opi, responsable de la elaboración de los magníficos paneles explicativos, destacó «los gráficos sobre la estructura y orden de las imágenes de la Sala Capitular, nunca antes explicada de una forma tan clara y comprensible. Después de documentarnos mucho sobre el tema y consultar todas las fuentes que se conocen, hemos podido comprobar que no existe al día de hoy un estudio sin error que muestre el conjunto pictórico tal y como se diseñó y se realizó en origen. Problema extensible al estudio de las magníficas techumbres de la Sala que desaparecieron pasto de las llamas en 1936 y que nunca se han conseguido ordenar y mostrar tal y como fueron instaladas originalmente. La exposición viene a poner orden  a muchos aspectos artísticos que sorprendentemente no han sido nunca estudiados y explicados con rigor. La exposición tiene una intención divulgativa, y pensamos que las infografías e imágenes explicativas dan al espectador buena idea del magnífico conjunto artístico, único en Europa y máximo exponente del arte románico medieval, cuyo conocimiento supone un regalo para todo amante del arte».

 

Se sirvió un vino español y los asistentes disfrutaron contemplando las pinturas y paneles explicativos.

 

Para terminar, les diré que me parece una exposición excelente que nadie debería perderse. Ayer escuchaba una frase de Ionesco que decía: “Las ideologías nos pueden separar, pero los sueños y las angustias nos unen”, es mi deseo que el sueño de la recuperación del patrimonio de Monegros sirva para ilusionarnos y unirnos a todos.

¡Felicidades a los organizadores de esta magna exposición!

Alberto Lasheras

08/02/2017

Hormigones Grañén será la empresa homenajeada.

Nueva edición de las Jornadas Empresariales de Monegros

Hormigones Grañén será la empresa homenajeada.

Están dedicadas al uso y gestión óptima del agua.

Jornadas medioambientales en Valfonda de Santa Ana

Están dedicadas al uso y gestión óptima del agua.

twitter facebook

LOPD | Website desarrollado por: Federico Vallés

subir