Al natural Destino Monegros Dando la nota Semblanzas Mirando hacia atrás La recocina Entre nosotros
Enclaves Rutas Miradores fotográficos Museos y centros
Eventos deportivos Fiestas y tradiciones Actos culturales Actualidad Patrimonio natural y cultural
Femoga Ayto. Sariñena

Actualidad

«Los Monegros tiene un gran futuro como plató de cine»

Darío Villagrasa posa con su libro en Bujaraloz.

Darío Villagrasa posa con su libro en Bujaraloz.


A los 15 años de edad, Darío Villagrasa, de Bujaraloz, impulsó el certamen de cortos de Bujaraloz y diez después, lanza su primer libro, 'Monegros, Tierra de Cine' (Sariñena Editorial), en el que vuelve a demostrar su pasión por el séptimo arte. Aunque sigue ganando protagonismo en el mundo de la política, el joven está orgulloso de seguir siendo conocido como 'Darío, el del cine' o 'Darío, el de Bujaraloz'.

 

¿Cuándo comenzó su idilio con el cine?

Creo que desde siempre, el cine ha formado y forma parte de mi vida diaria. Para mí, es cultura, diversión, nuevos mundos, creatividad e ilusión. El cine me hace profundamente feliz.

 

A una edad muy temprana, se propuso organizar un festival de cortos en su localidad natal, Bujaraloz y lo consiguió, ¿han sido superadas sus expectativas iniciales?

Se han superado gracias a un mérito colectivo. La asociación 'Monegrinos Amigos del Séptimo Arte', que fue creada en el año 2008, ha ido creciendo y se ha ampliado. Los colaboradores, las instituciones, el pueblo de Bujaraloz... todos han logrado este éxito colectivo. Año tras año, Bujaraloz se convierte en un referente del cine, dando pasos siempre hacia adelante, de forma humilde y con enorme pasión.

 

¿Dónde está la clave del éxito de este festival?

Sin duda, en el trabajo de todos. La asociación es un motor fundamental. Ahora mismo, el colectivo está dirigido con gran inteligencia y motivación por Gema Enfedaque. Todos nos sentimos muy a gusto trabajando, creando nuevas actividades, esperando las novedades que cada edición trae consigo… y por supuesto, todo el pueblo y en general, toda la comarca sienten este festival como suyo, como parte de su identidad. El trabajo y la ilusión son claves del éxito.

 

Y el libro, ¿es otro sueño? ¿Cómo surgió  'Monegros, Tierra de Cine'?

Surgió a raíz de la curiosidad y necesidad de conocer nuestro pasado para potenciar nuestro futuro. Siempre habíamos dicho, y es una frase recurrente, que Monegros era un territorio de cine. Yo he procurado argumentar e investigar el por qué. Ha sido un viaje apasionante, en el que he descubierto auténticas joyas y además, esa felicidad que me proporciona el cine se ha visto incrementada al ligarla con nuestros pueblos y nuestros paisajes, que son únicos y excepcionales, un gran gancho para el sector audiovisual. Ahora tengo el convencimiento de que el cine puede ser una de las apuestas reales de futuro de nuestra comarca.

 

Ha elegido un gran formato, ¿qué peso tiene la fotografía?

Tiene un papel importante. El libro recorre Los Monegros y el texto viene acompañado de planos rodados en nuestra comarca. Contextualiza, ilustra y sorprenden algunos de los fotogramas rodados en este territorio. Es un libro muy visual, para leer y detenerse en sus páginas, en los detalles y las sorpresas.

 

¿Cuál es el valor de esta publicación?

Además de materializar un sueño personal, creo que aporta rigor a la hora de valorar nuestro legado cinematográfico. De hecho, es una primera aproximación, contrastada y estudiada, que multiplica notablemente las escasas referencias que teníamos del cine en Los Monegros. Además, gracias a los títulos, los fotogramas y la información, este libro es un embajador excelente de las posibilidades de futuro de nuestra tierra como plató de cine. En manos de realizadores, productoras y gentes de cine, la publicación pone en valor la belleza y las posibilidades de Los Monegros.

 

¿Y qué sorpresas esconde? ¿Cuál es la relación entre el cine y Los Monegros?

Comienza en 1915 cuando Antonio de Padua Tramullas rueda 'Plaga de langosta en Los Monegros', un episodio duro en el que los agricultores monegrinos luchan contra una voraz plaga por defender sus cultivos. A partir de ahí, más de cien archivos que incluyen documentales, señas de identidad, cortometrajes y largometrajes de todo tipo de temática, lo que muestra a su vez la diversidad paisajística, las señas de identidad de Monegros y sobre todo el futuro que nos puede aguardar. Por ejemplo, hay referencias a proyectos como la superproducción 'El ataque de los Kurdos' (1965), la famosa película 'Jamón, jamón' (1992) o el musical 'La marcha verde' (2002).

 

Y, en la actualidad, ¿en qué momento se encuentra?

Los Monegros están siendo demandados sobre todo por el sector de la publicidad. Se ruedan videoclips, anuncios, algún cortometraje y largometraje. No obstante, considero que tenemos mucho que ofrecer, que todos tenemos que remar para promocionar nuestra tierra y facilitar rodajes. Este libro espero que también contribuya a ello.

 

En Los Monegros, ¿qué otros recursos debemos explorar para seguir creciendo?

Además del desarrollo a través de nuestra cultura, del cine, los monumento sarquitectónicos y el turismo natural, considero imprescindible la finalización de los regadíos de Monegros II no solamente por garantizar un futuro económico, social y territorial para nuestros pueblos, sino por una cuestión de justicia histórica para nuestros vecinos que llevan esperando regar sus tierras desde 1915. El desarrollo a través del regadío, la agricultura y la agroindustria es un camino fundamental e irrenunciable para Los Monegros.

 

Un apasionado del cine... y un político precoz. De hecho, es usted el diputado más joven de la IX Legislatura de las Cortes de Aragón, ¿cómo está resultado la experiencia?

Muy ilusionante. Estoy aprendiendo mucho, no solamente en términos de debate sino también del conjunto de la realidad de Aragón, y la realización de Leyes. Me siento un privilegiado por poder aprender tanto, comprobar y contribuir en política, y observar que cuando se trabaja y se pone pasión cambia la vida de las personas. La política mejora la vida de la gente.

 

Ha sido nombrado nuevo secretario de Organización del PSOE en Aragón, ¿cómo asume esta responsabilidad? ¿Da algo de vértigo?

Desde la responsabilidad. Soy el secretario de organización más joven de España, pero creo que independientemente del factor de la edad, espero que tanto a mí, como a mis compañeros y compañeras de la ejecutiva, creo y quiero que se nos juzgue por nuestro trabajo. El PSOE es un partido fundamental para Aragón y agradezco enormemente la confianza de mis compañeros, y ahora espero trabajar e imprimir esa ilusión que también creo necesaria en todas las facetas de la vida.

 

En las Cortes de Aragón, le hemos oído hablar de Los Monegros y en particular, de esos regadíos pendientes en la zona sur del territorio, ¿hay solución para esa histórica deuda?

Soy portavoz de mi grupo en esa materia y precisamente, desde esa justicia histórica y garantía de futuro, defiendo en todos los planos la finalización de los regadíos de Monegros II. He realizado muchas intervenciones en el parlamento, pero creo que nunca tan emotivas y emocionantes desde el punto de vista personal como defender esta reivindicación histórica. Poner voz a tus vecinos, a la gente con la que convives, quienes te han enseñado y quienes han peleado tanto como la generación de mis abuelos, es un auténtico privilegio. Por el momento, confío en materializar este hito, y el Gobierno de Aragón lleva trabajando desde el primer minuto. Una ley de financiación alternativa de regadíos a principio de 2016, creo que es un instrumento útil, necesario e imprescindible para seguir dando pasos en esta materia que confío en ver realizada.

 

Y, como monegrino, ¿qué valoración hace de la reciente vuelta de 43 obras de arte al monasterio de Sijena?

Como una cuestión de justicia, en el propio sentido de la palabra, legal e histórica para con las gentes de Villanueva de Sijena y Monegros. Lo que debiera haber sido natural, que es el cumplimiento de un sentencia judicial, se ha querido tergiversar por parte de algunos con motivaciones indefendibles que nada tenían que ver con el patrimonio cultural ni con el arte. Estoy satisfecho por la unidad demostrada en Aragón y por el regreso de los bienes a su lugar de origen.  

 

En este libro, ha elegido colaborar con otro monegrino, el editor Salvador Trallero, ¿cómo ha sido la experiencia?

Muy positiva. Salvador Trallero es un apasionado de Los Monegros. Un hombre volcado con la literatura y la cultura del que he aprendido mucho. Ha sido un placer compartir con un amigo esta experiencia y lo más importante serán las aventuras que nos quedan por vivir. Presentaciones, divulgación y seguir descubriendo y presentando a Los Monegros como un territorio de futuro. Creo que una de las cosas importantes que tenemos en Monegros es personas apasionadas por nuestra tierra y sin duda, Salvador Trallero es una de ellas.

 

¿Se queda con la literatura o la política? ¿Qué le ha aportado cada una de estas experiencias a nivel personal?

Disfruto de la literatura, más como lector, del cine, de la política y sobre todo de algo que une todo, Bujaraloz. La experiencia del libro ha sido un camino de aprender constantemente y de ilusión. La política tiene también esos ingredientes. Lo importante también es socializar que los políticos somos personas, con nuestras aficiones, afectos, defectos, aciertos y circunstancias. Yo sigo siendo “Darío, el de Bujaraloz” o “Darío, el del cine”.  Me siento muy orgulloso de ello, y de poder aprender y descubrir cosas todos los días.

16/12/2017

Han sido recordadas en el 80 aniversario de su salida de España.

Buen balance de las jornadas sobre las Brigadas Internacionales

Han sido recordadas en el 80 aniversario de su salida de España.

Han sido elegidos tres relatos entre los más de 500 presentados.

Sangarrén, escenario de la entrega de los premios literarios

Han sido elegidos tres relatos entre los más de 500 presentados.

twitter facebook

LOPD | Website desarrollado por: Federico Vallés

subir