Al natural Destino Monegros Dando la nota Semblanzas Mirando hacia atrás La recocina Entre nosotros
Enclaves Rutas Miradores fotográficos Museos y centros
Eventos deportivos Fiestas y tradiciones Actos culturales Actualidad Patrimonio natural y cultural
Femoga Ayto. Sariñena

Con Propiedad

Don Carnal y Doña Cuaresma

Don Carnal y Doña Cuaresma

Muchas fechas religiosas de las que hoy celebramos tienen su origen en la adaptación de celebraciones anteriores con raíz astronómica y en muchas ocasiones, están relacionadas con los cambios de estación, con las fases lunares o con la evolución de las constelaciones estelares. Se ha celebrado en estos días el Carnaval, previo a la cuaresma cristiana. Ambas están entroncadas en la antigüedad, procediendo de las antiguas fiestas de invierno, denominadas, según el contexto, “Bacanales” o “Saturnalias”, y son una antesala de la otra.

 

Durante el carnaval, permisivo, lascivo e irreverente, en el que todo vale, y durante el que precisamente por ello los rostros se ocultan tras máscaras y disfraces, se satisfacen las más bajas pasiones, la gula, los deseos del cuerpo, de lo carnal. De ahí su nombre, el actual, y los anteriores por los que era conocido: Canestolendas o Carnestoltes, como aún se le conoce en zonas más orientales de Aragón. La Cuaresma que le sigue es un tiempo de ayuno, de recogimiento, austero y previo al dolor. No en vano, recuerda los cuarenta días que Cristo pasó solo en el desierto, sin agua ni alimento, como preparación a su Pasión, y durante los que fue tentado por el mismísimo diablo.

 

El mismo Carnaval puede tener una duración muy diferente, según las zonas. El conocido Mardi-Grass, que se extiende desde la Europa del Este hasta Nueva Orleans, se celebra justo el día anterior al Miércoles de Ceniza, mientras que nuestro Jueves Lardero, anticipa su comienzo una semana. Por cierto, “lardero” puede derivar de un término latino “lardarius” o “lardus”, relacionado con el cerdo y sus productos derivados. Y, como colofón y transición de uno a otro, el Entierro de la Sardina, desfile en el que Doña Cuaresma vence a Don Carnal, se entierra o se quema lo viejo y se depura y renace hacia lo nuevo.

 

El caso de la Semana Santa es particularmente importante, pues de su fecha dependen otras celebraciones religiosas (como el Pentecostés y la Ascensión), y fijar la fecha de la Pascua de Resurrección también es importante para la sociedad civil, pues algunas de estas celebraciones religiosas tienen reflejo en el calendario laboral.

 

Los días más importantes de la Semana Santa son los formados por el llamado Triduo Pascual: la introducción al Triduo (el Jueves Santo y el Viernes Santo), en el que se conmemora la muerte de Cristo, Sábado Santo, en el que se conmemora a Cristo en el sepulcro, y el Domingo de Pascua de la Resurrección.

 

Hasta el principio del siglo VI, en el cristianismo reinaba una gran confusión sobre la fecha adecuada para celebrar esta Pascua y diferentes grupos tenían sus criterios propios y diferenciados para fijarla, aunque ya en el Concilio de Arlés (año 314) se reconoció la necesidad de fijar una fecha común de celebración para toda la cristiandad.

 

Es en el Concilio de Nicea I (en el año 325) donde se llega finalmente a una solución para este asunto. Como había disparidad de criterios entre la Iglesia de Roma y la de Alejandría, se acuerda allí que la fecha de la Pascua se calcule en la segunda ciudad, que lo comunicaba a Roma, la cual difundía el cálculo al resto de la cristiandad. Se estableció que la Pascua de Resurrección había de ser celebrada cumpliendo unas determinadas normas:

 

            1º.-Que la Pascua se celebrase en domingo.

            2º.-Que no coincidiese nunca con la Pascua judía, que se celebraba independientemente del día de la semana. De esta manera, se evitarían paralelismos o confusiones entre ambas religiones.

            3º.-Que los cristianos no celebrasen nunca la Pascua dos veces en el mismo año. Esto tiene su explicación porque el año nuevo empezaba en el equinoccio primaveral, por lo que se prohibía la celebración de la Pascua antes del equinoccio real (antes de la entrada del Sol en Aries).

 

Este embrollo se prolongó hasta el año 525, cuando Dionisio el Exiguo fue elegido para redactar los criterios (continuando los de la iglesia de Alejandría) y emitió una normativa desde Roma.

 

Dionisio (c. 470 – c. 544), llamado “el Exiguo” por su escasa estatura, fue un monje escita con buenos conocimientos de matemáticas. Vivió gran parte de su vida en Roma, donde fue miembro de la Curia. Fue el encargado de establecer como año primero el del nacimiento de Cristo, ideando así el Anno Domini ("año del Señor"), fundamento de las siglas “A.D.” que se añaden a los años de nuestra era (p. ej. 2011 AD, que equivale a 2011 d.C.).

 

Hasta la época de Dionisio nadie sabía cuando había nacido Cristo, por lo que hizo cálculos para determinar la fecha exacta: su resultado fue el año 753 de la era romana. Más de dos siglos después Carlomagno decidió que era más piadoso contar el tiempo desde el nacimiento de Jesús que desde la fundación de la pagana ciudad de Roma e impuso un calendario cristiano basado en ese cálculo. Siglos después se descubrió que Herodes había muerto en el año 749 de la era romana, por lo que Jesús no pudo haber nacido en el 753, y otros descubrimientos más recientes han dejado claro que, como muy tarde, nació en el 747 o quizás en el 746. Esto es, 6 o 7 años antes del año calculado por Dionisio, aunque, por razones prácticas, sigue siendo considerado como el año 1 de la era cristiana. Se da por cierto que Jesucristo nació entre el 18 y el 4 a.C.

 

El trabajo que hizo Dionisio fue importante, aunque la inexactitud del calendario permanece. Recordemos que, en realidad, el día dura algo más de 24 horas, y que todavía no se ha inventado un calendario exacto. En la época que él vivió, Europa no conocía el número cero ni los decimales, y ya se usaban en Asia, India y algunas partes de Arabia o por algunas civilizaciones americanas.

 

Pero volviendo a cómo calcular la fecha de celebración de la Semana Santa, la regla simple que se suele utilizar para ello es la siguiente: el domingo de la Pascua de Resurrección es el siguiente a la primera luna llena que sigue al equinoccio de la primavera boreal (es decir, del hemisferio norte). Pero así enunciada, planteaba importantes problemas a la hora de ponerla en práctica.

 

Por ejemplo, el equinoccio de la primavera boreal no tiene una fecha fija, sino que puede oscilar entre el 20 y 22 de marzo y, de no calcularlo con criterios astronómicos, ello podía introducir confusiones a la hora de calcular el primer plenilunio. Por otro lado, la fecha local del plenilunio puede cambiar de un día de acuerdo con el emplazamiento geográfico. Además, para diferenciar muy claramente la Pascua cristiana de la Pascua judía, no se deseaba que ambas coincidiesen nunca en la misma fecha.

 

Teniendo todos estos elementos en cuenta, se estableció la regla completa (y correcta) para la determinación de la Pascua: El domingo de Pascua es el siguiente a la primera Luna llena 'eclesiástica' (un plenilunio ficticio definido por la Iglesia mediante unas tablas numéricas) que se da en o tras el 21 de marzo. Esta regla lleva implícito que cuando el plenilunio eclesiástico cae en domingo, la Pascua se celebra el domingo siguiente, lo cual impide que la Pascua cristiana coincida con la judía.

 

Afortunadamente no hay que recurrir a esta regla completa y exacta más que en contadas ocasiones y la regla simple suele funcionar para un elevadísimo número de años.

 

De esta regla se desprende que la Pascua de Resurrección nunca puede ser antes del 22 de marzo (cuando el plenilunio sucede un 21 de marzo que además es sábado) ni después del 25 de abril (cuando hay plenilunio el 20 de marzo y, además, el 18 de abril –fecha del siguiente plenilunio- es un domingo, lo que hace retrasar la Pascua de una semana).

 

Durante el Renacimiento, se compilaron tablas para calcular la fecha de la Pascua, algunas de ellas en función del número áureo (un irracional con muchas propiedades interesantes al que se le atribuye importancia estética e incluso mística). Pero pronto se desarrollaron diferentes algoritmos algebraicos. El más popular es el algoritmo de Gauss que permite calcular la fecha de la Pascua mediante cinco operaciones aritméticas sencillas.

 

Hoy día tenemos disponibles en Internet numerosas páginas web que nos realizan el cálculo de la fecha de Pascua y de las principales fiestas variables durante y después de la Semana Santa. Una muy clara, y en castellano, que nos calcula la Pascua entre los años 1583 y 2499 es ésta: http://www.divvol.org/recursos/fecha_pascua.htm

 

Como curiosidades:

 

El 19 de abril es la fecha más frecuente del domingo de Pascua (cae en esa fecha casi 4 veces cada cien años: el 3,87 %). Lo menos frecuente es que caiga el 22 de Marzo (solo 5 veces cada milenio) o el 25 de Abril (solo unas 8 veces por milenio).

 

La tradición de los huevos de Pascua, aunque con variaciones locales, está presente en un gran número de países. En la cristiandad la tradición se impuso muy posiblemente como una consecuencia de la Cuaresma. Tras 40 días de ayuno, se produciría en la despensa una acumulación de huevos que convenía consumir después. Los más recientes se consumirían normalmente, pero los más antiguos se cocerían para conservarlos más tiempo, decorándolos a continuación.

 

Y, para finalizar, sólo apuntar que, según la tradición, Jesús instituyó en la Última Cena con sus discípulos el sacramento de la comunión. Esa última cena la realizo en la noche de la Pascua Judía o “Seder de Pesaj”, así que nuestra Pascua debería coincidir con la judía, porque, si no, la comunión carecería de sentido.

17/03/2014

Encuesta

¿Cree qué será necesario la intervención de la fuerza pública para el retorno de los bienes de Sijena?

A)-Sí, será necesaria su intervención.

B)-No, la devolución se realizará antes de llegar a ese extremo.

C)-No sabe / No contesta

Elige la respuesta

Ver resultados

¿Cree qué será necesario la intervención de la fuerza pública para el retorno de los bienes de Sijena?

La respuesta que mas votos ha obtenido hasta el momento es:
A: 405 votos; B: 48 votos; C: 45 votos

twitter facebook

LOPD | Website desarrollado por: Federico Vallés

subir