Al natural Destino Monegros Dando la nota Semblanzas Mirando hacia atrás La recocina Entre nosotros
Enclaves Rutas Miradores fotográficos Museos y centros
Eventos deportivos Fiestas y tradiciones Actos culturales Actualidad Patrimonio natural y cultural
Femoga Ayto. Sariñena

Actualidad

«El arte también tiene que existir en los entornos rurales»

PichiAvo ha creado el último gran mural de Grañén.

PichiAvo ha creado el último gran mural de Grañén.

Pichi (Juan Antonio) y Avo (Álvaro), frente a su mural.


PichiAvo da nombre a uno de los dúos más conocidos en el mundo del arte urbano, integrado por Pichi, Juan Antonio Sánchez, y Avo, Álvaro Hernández. Trabajando en equipo, estos dos jóvenes han dejado su firma en espacios públicos de medio mundo, incluido el famoso Bowery Wall de Nueva York, y además, son profetas en su tierra, donde crearon la falla principal de Valencia, la última en arder, antes de que la pandemia impidiera la celebración de nuevas ediciones. Hace tan solo unos días, PichiAvo estuvo en Grañén. Su obra ya puede admirarse en el entorno de la plaza de la iglesia.

 

Habéis pintado en París, Oporto, Nueva York... y ahora, estáis en un municipio de menos de 2.000 habitantes, ¿qué os atrajo de este proyecto? ¿Se hace con las mismas ganas?

Pichi: Nosotros creemos que el impacto social de nuestras obras es mucho mayor en un lugar pequeño que en una gran ciudad, donde están más acostumbrados a este tipo de arte. Aquí se valora de una forma especial y para nosotros, resulta una experiencia muy grata.

Avo: El arte también tiene que existir en los entornos rurales, en el que, entre otras ventajas, tienes un contacto más estrecho con el público, llegando a recibir una respuesta directa e inmediata. Aquí estuvimos con los alumnos del instituto local, a los que pudimos mostrar que lo que puedes hacer en cualquier parte del mundo también puedes hacerlo en tu localidad. Para un artista, es muy satisfactorio conectar con la gente y provocar su reflexión.   

 

A la hora de aceptar el trabajo, ¿influyó la lista de artistas que han dejado su huella en el municipio: Boa Mistura, Paula Bonet, Ricardo Cavolo...?

Avo: Te da confianza. Sabes que hay sensibilidad hacia este tipo de arte. Aunque si hubiéramos sido los primeros invitados, también hubiéramos dicho que sí por el tipo de proyecto, ya que te da la oportunidad de llegar a un público diferente e interactuar con las personas a pie de calle, lo que te permite crecer y evolucionar como artista. Nuestro principal interés está en aportar. Y la apuesta que este pequeño municipio está haciendo por el arte urbano, nos gusta.  

 

Sois un dúo, dos personas y una única obra, ¿cómo surge esta unión de esfuerzos?

Pichi: Nos conocimos pintando en la calle en 2007. Y dos cabezas piensan más que una. Surgió de una forma natural, sin premeditación, simplemente compartimos un trabajo y vimos que funcionaba.

Avo: Nos encontramos y hemos encajado, lo que es una suerte. Ambos compartimos una misma visión y además, trabajar juntos nos permite llevar a cabo más proyectos.

 

¿Cuesta llegar a un equilibrio?

Pichi: Ante cualquier dificultad, se busca siempre el mejor camino y la mejor solución.  

Avo: Al final, lo interesante es llevar a lo físico ese concepto que tienes en la cabeza y en este caso, hacerlo en equipo, confiando el uno en el otro, olvidándonos de egos. Trabajamos como lo haría cualquier equipo creativo de una agencia o de un estudio de arquitectura.

 

Vuestras obras unen arte clásico y estética urbana, ¿cuál es la intención?

Pichi: Nuestros trabajos recuperan dos clásicos, las figuras del arte romano y griego y el grafiti más primitivo. Siempre hemos pensado que los dos dialogan perfectamente. Y, además, cuando empiezas a estudiar arte, comienzas dibujando esas figuras clásicas y por lo tanto, es una recreación de todos los principios. A los más jóvenes, les enseñas la belleza y poder de la figura clásica, y a los menos jóvenes, que con el arte del grafiti también se pueden crear obras bellas.   

Avo: La mitología clásica te permite contar muchas historias, transmitir un mensaje, provocar sentimientos y hacer reflexionar, que es lo que buscamos. A nuestra manera, ensalzamos dos mundos que nos apasionan.

 

¿Cuál es la historia detrás del mural creado en Grañén?

Avo: Nos hemos basado en el lugar y en su significado. El mural está en un pueblo, donde sus gentes aman su territorio, y además, está en una plaza, que es un espacio de encuentro y convivencia, lo que unido a la cercanía con el elemento principal del entorno, la iglesia, nos llevó a elegir al dios del amor, Cupido, en la mitología romana, y Eros, en la griega, por su aspecto angelical y su simbolismo. 

Pichi: Nos gusta analizar, ver y sentir el lugar y buscar sus aspectos más positivos. Apostamos por la belleza y por el contraste de colores. Aquí rompemos con los tonos tierra que predominan en el entorno. 

 

En Nueva York, tuvisteis la oportunidad de intervenir en uno de los lugares más míticos de la historia del grafiti, el Bowery Wall, ¿cómo fue la experiencia?

Pichi: Aunque el tiempo pudo ser mejor, fue algo excepcional. Nos dieron la oportunidad de pintar en ese mítico muro y nos sentimos muy halagados. Para mí, fue un gran honor, ya que en ese lugar es en el que emergió este tipo de arte.

Avo: Nueva York es el punto cero de esa filosofía que llegó a Europa y que nosotros hemos recibido y por lo tanto, estar allí y encima, aportar tu versión de todo lo heredado a nivel artístico es increíble. Allí han dejado su impronta algunos de los artistas que más admiramos. Nosotros apostamos por esculturas con mucho poder y además, relacionadas con nuestros orígenes mediterráneos como un Poseidón.

 

También sois los autores de la última falla que ardió en Valencia, ya que la pandemia ha impedido nuevas celebraciones. ¿Se lleva bien verla desaparecer?

Avo: Sí, claro, como valencianos, sabemos que es el fin de este tipo de obras. De hecho, al verla arder, fue cuando sentimos que el trabajo ya estaba completado. Terminas el ciclo. Respiras. También se degrada el arte urbano. Y eso es lo normal. Nos gusta saber que un día esta pared tendrá que ser renovada y servirá de lienzo para otro artista.

Pichi: El encargo del ayuntamiento fue todo un reto. Hicimos la falla principal de 2018 y además, lo compaginamos con otros trabajos, entre ellos, una exposición en el centro del Carmen. Como valencianos, fue una maravilla y un honor.

 

¿Y cómo os ha afectado la pandemia?

Pichi: La vida resulta frenética y a veces necesitas parar. A nosotros, nos ha ido bien. Hemos tenido tiempo para encerrarnos y crecer como artistas de estudio. De vez en cuando, parar, reflexionar y estar en tu estudio creando obras nuevas está bien.

Avo: La pandemia ha sido un tiempo de reflexión. Además, nos hemos trasladado a un nuevo estudio y nos ha servido para acabar de montarlo todo. Por delante, ya tenemos nuevos viajes a Austria, Luxemburgo, Suiza, Génova, Ámsterdam,.. y, una vez que se pueda viajar, también nos esperan otros proyectos fuera de Europa. Por ejemplo, en Canadá.  

27/04/2021

Ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Protegido el Códice de la Priora Blanca de Aragón

Ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Permitirá convertir en gimnasio el inacabado cine-teatro.

Aprobado un nuevo taller de empleo en Grañén

Permitirá convertir en gimnasio el inacabado cine-teatro.

twitter facebook

LOPD | Website desarrollado por: Federico Vallés

subir