Al natural Destino Monegros Dando la nota Semblanzas Mirando hacia atrás La recocina Entre nosotros
Enclaves Rutas Miradores fotográficos Museos y centros
Eventos deportivos Fiestas y tradiciones Actos culturales Actualidad Patrimonio natural y cultural
Femoga Ayto. Sariñena

Actualidad

La biblioteca de Tardienta cumple 50 años

Organizará una gran exposición conmemorativa.

Organizará una gran exposición conmemorativa.

Belén Pamplona frente al edificio municipal.


Las bibliotecas del medio rural son mucho más que meras prestadoras de libros. Son una pieza clave en la dinamización de la vida cultural y social de sus localidades, formando parte de su día a día y reforzando el sentimiento de comunidad.

 

Así lo entiende la responsable de la biblioteca de Tardienta, Belén Pamplona, en el 50 aniversario de este servicio municipal, que llega a esta efeméride «en plena forma», al sumar más de 600 socios. A pesar de la pandemia, su agenda de actividades va en aumento y además, han retomado el contacto con otros centros y asociaciones.

 

La biblioteca de Tardienta se abrió el 18 de julio de 1971 y su primera responsable fue Teresa Paño, que falleció en 2020, tras cumplir 100 años. A finales de este año, como colofón a las actividades conmemorativas, está previsto disfrutar de una gran exposición sobre el 50 aniversario de la biblioteca, donde se incluirán las imágenes que se conservan del día de su inauguración, elementos del mobiliario original así como los primeros libros de registro. También se exhibirán fotografías y elementos de algunos de los hitos o actividades más destacadas y de forma paralela, como suele ser habitual cada Navidad, se organizará un mercadillo de libros de carácter solidario. La muestra del 50 aniversario se podrá ver en la sala municipal de exposiciones y contará con la colaboración del ayuntamiento, el colegio y otras asociaciones.

 

La pandemia ha obligado a su actual responsable a «reinventarse» y echar mano de las redes sociales, donde se organizan talleres de manualidades o concursos fotográficos. Por ejemplo, el último tuvo lugar con motivo del carnaval. Antes de que el coronavirus truncara su día a día, había actividades semanales que se llevaban a cabo de forma presencial. Dentro de las más veteranas, figura el club de lectura, cuyas integrantes, además de compartir libros y encuentros, tienen presencia en otros espacios de la localidad como el colegio o la residencia de mayores, especialmente en fechas señaladas como el Día de la Poesía o la Navidad. «Son sesiones muy gratificantes. Los niños responden muy bien y los mayores agradecen mucho ese rato de encuentro y compañía, donde compartimos lectura o desarrollamos alguna actividad», explica Pamplona.

 

La colaboración entre la biblioteca y la residencia de mayores María Antonio Brusau es constante a lo largo de todo el año, con el objetivo de «integrar a sus internos en el día a día de la población y que se sientan parte del pueblo», indica Pamplo. Así, de forma reciente, y dentro de las sesiones que comparten con la terapeuta, los usuarios han elaborado un mural sobre la primavera, que se exhibe en la biblioteca, y además, con motivo de San Jorge, varios de ellos han participado en el concurso de marcapáginas dedicado este año al 50 aniversario. También se les ha enviado el audio que con el club de lectura ha sido grabado para celebrar el Día del Libro.

 

A lo largo del año, se organizan decenas de actividades, como charlas, talleres o sesiones de cuentacuentos y además, se colabora de forma activa en aquellas que se promueven desde el consistorio como es el caso de las Jornadas Medioambientales. Dentro de las más cercanas, y con aforo limitado, está un taller para adultos de encuadernación japonesa así como una sesión infantil de manualidades con Vicky de Sus.

 

Asimismo, la biblioteca cuenta con puntos de lectura exteriores, como los situados en el Centro de Interpretación del Agua y el gimnasio municipal, donde sus usuarios habituales pueden encontrar publicaciones relacionadas con estas materias, y a lo largo del verano, nunca falta la esperada bibliopiscina, donde, junto al préstamo de libros, se llevan a cabo diferentes actividades. Antes de la pandemia, también era habitual contar con la visita semanal de aulas del colegio así como con los alumnos de la Escuela de Adultos.

 

Para Pamplona, las bibliotecas deben entenderse como «espacios de encuentro, abiertos al conjunto de la población, vivos y dinámicos, con una amplia y variada oferta», ya que, según explica, «es fundamental atraer a todo tipo de usuarios y cumplir con sus expectativas». Y, aplicando esta filosofía, Pamplona lleva ya 18 años al frente de este servicio, al que llegó por pura vocación, ya que es una gran amante de la buena literatura.

 

De cara al futuro, su mayor anhelo es verlo crecer y para ello, junto a los representantes municipales, tienen previsto retomar un proyecto ya aprobado, un Plan de Lectura, en el que unir los esfuerzos de las asociaciones localidades y unificar fondos con la biblioteca escolar.

30/04/2021

Ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Protegido el Códice de la Priora Blanca de Aragón

Ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Permitirá convertir en gimnasio el inacabado cine-teatro.

Aprobado un nuevo taller de empleo en Grañén

Permitirá convertir en gimnasio el inacabado cine-teatro.

twitter facebook

LOPD | Website desarrollado por: Federico Vallés

subir