Al natural Destino Monegros Dando la nota Semblanzas Mirando hacia atrás La recocina Entre nosotros
Enclaves Rutas Miradores fotográficos Museos y centros
Eventos deportivos Fiestas y tradiciones Actos culturales Actualidad Patrimonio natural y cultural
Femoga Ayto. Sariñena

Actualidad

«Un Parque Nacional es sinónimo de desarrollo»

Elena Villagrasa, natural de Bujaraloz, dirige el de Ordesa.

Elena Villagrasa, natural de Bujaraloz, dirige el de Ordesa.

Elena Villagrasa, en el Parque de Ordesa y Monte Perdido.


Elena Villagrasa, natural de Bujaraloz, es la directora del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido desde 2019. Su excursión preferida es la cima de Monte Perdido. Detrás de su pasión por los lugares altos, está su condición de monegrina, ya que esta tierra, tal y como describe, también puede presumir de espacios abiertos, grandes horizontes y una extraordinaria luz. La monegrina tilda de «legítima» la propuesta de crear un Parque Nacional en las estepas de Monegros, aunque solo con el apoyo de la población del territorio y sin perjudicar su histórica demanda: los regadíos.

 

No tuvo el mejor estreno. Tan solo unos meses después de su nombramiento, llegó la pandemia. ¿Cómo se adaptaron?

La situación de pandemia supuso un cambio radical en la forma de trabajar, tanto en la organización como en la planificación. Durante el confinamiento, solo se mantuvieron activos los servicios esenciales, es decir, los Agentes de Protección de Naturaleza, que llevaban a cabo labores de vigilancia. Todos los demás estábamos con trabajo no presencial. Después, una vez que se reabrió al público, llegó el momento de adaptarnos a la nueva situación, con carteles informativos, hidrogeles, mascarillas, pantallas protectoras,... en cada uno de los centros de visitantes y puntos de información. También se dejó de repartir folletos, eliminamos todas las papeleras, sustituimos interruptores por sensores de movimiento y por supuesto, dotamos de material de protección al conjunto de trabajadores. Todo con el objetivo de garantizar una adecuada y segura atención al público. El esfuerzo fue titánico. Y no solo en la fase inicial. También después con los constantes cambios en la normativa. Hicimos todo lo posible para adaptarnos, pero en algún momento tuvimos que cerrar algunas de las instalaciones, ya que era preferible garantizar la seguridad que mantener el servicio. A día de hoy, seguimos condicionados, ya que nada es igual que antes de la pandemia.

 

Tampoco las preferencias del turistas. Los espacios amplios y abiertos son los más demandados en la era postcovid.  

La pandemia ha puesto sobre la mesa la importancia de la salud y en concreto, su relación con la naturaleza, la calidad del aire, el agua fresca, los baños de bosque... Ha colocado en su justa medida el valor de un ambiente natural así como la importancia de la conservación de los espacios naturales protegidos como zonas de recreo en las que disfrutar en paz y armonía.   

 

¿Y eso se ha traducido ya en cifras?

El número de visitantes ha crecido. Por ejemplo, durante el pasado mes de agosto, al haber alcanzado nuestra capacidad máxima de acogida, que es de 1.800 personas al día, tuvimos que cortar durante 10 días el servicio de autobuses entre Torla y la pradera de Ordesa.

 

Ahora mismo, ¿cuáles son los principales retos o prioridades del espacio protegido?

Tenemos importantes proyectos pendientes, consensuados con el resto de agentes del territorio y relacionados con la ordenación de la visita, que vamos a ejecutar a través de los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia. Dentro de las actuaciones previstas, está incluida la creación de un nuevo centro de visitantes en Escalona, el acondicionamiento de un parquin en el valle de Pineta, la mejora de varios accesos así como la recuperación de zonas de pasto. Son actuaciones que quedaron pendientes en el centenario del Parque Nacional.

 

Para liderar, hay que caminar junto al resto, ¿cuál es su filosofía de trabajo?

Tengo claro que el equipo es lo importante. Trabajar en equipo es la clave para tener éxito y poder desarrollar los proyectos. Trabajar de forma horizontal y con un equipo multidisciplinar, ayuda a tener diferentes puntos de vista y a mejorar la toma de decisiones. Hay más de 120 personas que trabajan de forma directa o indirecta en la gestión del Parque Nacional. El director es uno más entre todos aquellos que se vuelcan en las labores de vigilancia, conservación, limpieza, gestión... de un espacio abierto los 365 días del año, que necesita de muchos ojos y muchas manos. Hay que cuidar las relaciones con otras instituciones o entidades como Seprona, Guardia Civil, Carreteras, Ayuntamientos, Comarcas u otros parques nacionales. Yo solo soy la figura más visible de un gran equipo.

 

Háblenos del camino recorrido hasta llegar a convertirse en directora del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Yo nací en Bujaraloz, acudí al instituto de Caspe y después, estudié Ciencias de la Tierra en la Facultad de Geología en Zaragoza. También completé mi formación con un máster sobre hidrología subterránea en Barcelona. Al finalizar, trabajé en empresas relacionadas con este sector en Zaragoza y Palma de Mallorca. Aprobé las oposiciones de Técnico Facultativo Superior de Organismos Autónomos y en el año 2001, empecé a trabajar en el Parque Nacional. Obtuve la segunda mejor puntuación y por lo tanto, pude elegir destino. Mi elección era la más compatible con mi vida familiar y personal en Zaragoza. Mi puesto era jefa de equipo de conservación. Y allí estuve hasta noviembre de 2019, momento en el que fui nombrada directora, cargo al que llegué con una amplia experiencia previa y por lo tanto, con cierta confianza.

 

Y, antes de aprobar las oposiciones, ¿ya era aficionada a las actividades en la naturaleza? Ahora, conocerá casi cada rincón del Parque Nacional, ¿no?

Ahora mismo, conozco muy bien el Parque Nacional, aunque es cierto que siempre queda algún rincón por pisar o simplemente, el mismo lugar te puede parecer distinto dependiendo de la época del año en la que lo visites. No me canso de recorrerlo. Me encanta y es un privilegio; trabajo en el mejor escenario posible. La imagen que la mayoría de la gente tiene de protector de pantalla forma parte de nuestro día a día.

 

¿Cuáles son sus excursiones preferidas?

Los cuatro valles tienen sus singularidades y son preciosos. A mí me gustan las cimas, es decir, la panorámica desde arriba y el espacio abierto. La cima de Monte Perdido es el lugar ideal, ya que te permite ver gran parte del Parque Nacional, con la cabecera del río Cinca, el cañón de Añisclo, el valle de Ordesa... es impresionante.

 

Muy diferente a Los Monegros. Ha pasado del llano a la montaña y de la estepa al verde.

Tienen aspectos en común. De hecho, creo que mi atracción por las cimas tiene que ver con mi condición de monegrina. Aquí también los espacios abiertos y la luz están muy bien representados. En Los Monegros, las vistas son de 180 grados, con grandes horizontes y una luz extraordinaria.

 

SEO Bird Life ha resucitado la idea de crear un Parque Nacional en las estepas de Los Monegros, ¿qué opinión le merece este proyecto?

Los hábitats de las zonas esteparias tienen un valor y potencial tremendo para poder llegar a tener la máxima figura de protección, es decir, la de Parque Nacional. Ahora bien, no puede existir sin el apoyo del propio territorio, es decir, sin que la población de esa zona esté de acuerdo con la propuesta. Un Parque Nacional es sinónimo de desarrollo socioeconómico y garantía de protección. Los conflictos de intereses entre las partes siempre se pueden resolver. Hay que hablar, negociar... En Los Monegros, la reivindicación histórica siempre ha sido el regadío. Y es normal. Es una cuestión de supervivencia. No podemos depender siempre del cielo. Pero que haya una propuesta de crear un Parque Nacional en las zonas que no se riegan es algo legítimo y además, de lo que sentirnos orgullosos, ya que sitúa a la estepa de Los Monegros donde se merece.

 

¿Sigue vinculada a Bujaraloz?

Sí, vengo siempre que puedo, casi todos los fines de semana. Aquí vive gran parte de mi familia y muchos de mis amigos. Aquí está mi infancia, mis amigos de toda la vida, mi peña... En Bujaraloz está mi casa.

11/10/2021

Organizado por la Comarca y dirigido a los jóvenes.

Tercera edición del concurso fotográfico "Mujer rural"

Organizado por la Comarca y dirigido a los jóvenes.

Se busca la inserción sociolaboral de mujeres migrantes.

Mural colectivo y marcha por la igualdad en Sena

Se busca la inserción sociolaboral de mujeres migrantes.

twitter facebook

LOPD | Website desarrollado por: Federico Vallés

subir